Google+ Followers

martes, 21 de marzo de 2017

En el Día Mundial de la Poesía


De forma casual y tras fortuito hallazgo en distintas obras, dos poesías de José Hierro que confluyen. La primera, puede que de su remoto "Alegría", premio Adonais 1947; la segunda, a modo de epílogo, en su último libro "Cuaderno de Nueva York". Quizá también el último poema de su vida, encuentro del antes y el después: medio siglo después... o más. 
¿Dos poemas antagónicos, o complementarios? Su reunión nos estremece. Caras de una misma moneda, eslabones de una misma cadena.




Que se den bien las primaveras yyy que llueva, que llueva, la virgen de la cuevaaaR...