Google+ Followers

domingo, 28 de octubre de 2012

UNA MÁS DE GRIEGOS...

No hay manera con los griegos. ¿Creéis que serán capaces de controlar su economía y cumplir con los términos del rescate por la CEE y el FMI?
Ni siquiera pueden hacer cumplir las normas sobre fumar, ¡no! 
Hay una ley griega que prohíbe fumar en bares y restaurantes desde el 7/1/09, pero mira la cantidad de cigarrillos que hay en el cenicero de la derecha. Es una foto de un restaurante de Atenas, en el centro de la ciudad, de hace un par de días. MIRA EN EL CENICERO...

 ¡En el cenicero, coño, en el cenicero!...
Por Dios... Sois peores que los griegos.
...........................................................................................

jueves, 25 de octubre de 2012

INTERNET VIEJUNO + LA CONTRASEÑA

INTERNET prehistórico: 
    LA CONTRASEÑA:
                                                                                                         (Gracias Pollo) Ja-Ja-Ja
                                                                                                        

miércoles, 24 de octubre de 2012

EL SELECCIONADOR SELECCIONADO

Autocompasión:
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
                     &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&




&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
                                             

martes, 23 de octubre de 2012

LO LLAMAN "CRECIMIENTO ECONÓMICO"... (aquí o allá)

logotipo

Paremos los desalojos forzosos en China
imagen
Policías arrestan a una mujer que trata de imperdir el derribo de su casa. © Fang Xinwu/Color China Photo/AP Photo
“Porque no es justo … lucharé hasta el final por mi dignidad”
Wi Lilang, mujer que se resistió a ser desalojada forzosamente, sufriendo amenazas por ello.
El 15 de junio de 2011 la policía china de Wenchang retuvo durante 20 meses a un niño porque su madre se negó a firmar una orden de desalojo. El mismo año, Wang Cuiyan, anciana de 70 años del pueblo de Lichang, fue enterrada viva por una excavadora cuando fueron a demoler su casa. 
Estos casos de desalojos forzosos con violencia no son una excepción en China. Muchas personas son obligadas a abandonar sus casas mediante violencia y amenazas.
El gobierno chino asciende a los funcionarios locales que promueven el crecimiento económico, pero lo hace sin tener en cuenta los métodos utilizados para ello. 
Estas desalojos, sin consulta ni protección judicial, están provocando verdaderos dramas humanos hasta el punto de que 41 personas, entre 2009 y 2011, se han prendido fuego para protestar contra la expulsión de sus casas.
Incluso el primer ministro de China, Wen Jiabao, ha reconocido la gravedad de estas situaciones. Sin embargo las medidas gubernamentales tomadas han sido insuficientes, o directamente no han existido.
Ayúdanos a acabar con estas graves violaciones de los derechos humanos en China. Firma aquí y pídele a su embajador en España que paren los desalojos forzosos, garanticen seguridad a estas personas y pongan a disposición de la justicia a los responsables. Y, si puedes, reenvía este mensaje a tus contactos.
No mires hacia otro lado, muchas gracias.

Un saludo.

Esteban Beltrán
Director Amnistía Internacional – Sección Española (@amnistiaespana)



domingo, 21 de octubre de 2012

BASILIO MARTÍN PATINO (81 años) EN DOS FECHAS


El guion estaba en la Puerta del Sol
El cineasta Basilio Martín Patino escuchó los gritos, cogió la cámara y rodó 25 horas de película a pie de calle: ‘Libre te quiero’ es el título de su documental sobre el 15-M.

ROCÍO GARCÍA  (Madrid 28 MAY 2012)

Basilio Martín Patino durante el montaje del documental 'Libre te quiero'. / GORKA LEJARCEGI

Al fondo de la sala de montaje surge una gran pantalla exhibiendo una potente imagen: una imagen que resume en un fogonazo la algarabía de varios jóvenes en la Puerta del Sol de Madrid durante las jornadas que marcaron el 15-M. A sus 81 años, Basilio Martín Patino, uno de aquellos insistentes y semiclandestinos mosqueteros del cine español en la larga noche del tardofranquismo, ha decidido volcar todas sus energías, que son muchas, en el movimiento de indignación que recorrió las calles del centro de Madrid y de otras ciudades de España.
Todo surgió de repente, de manera espontánea. Aquel domingo, Martín Patino regresaba a Madrid tras unos días en Salamanca —“allí tenemos un jardín grande en el que estamos muy a gusto”, dice a modo de explicación—. Nada más llegar, ya notó algo diferente en los alrededores de su vivienda, cercana a Sol. “Oímos gritos, música, canciones”. Allí se dirigió Martín Patino y lo que se encontró fue la mejor y más grande fiesta callejera que uno pudiera imaginarse. Allí se encontró con su operador de siempre, Alfonso Parra, y con más gente de su equipo. Se miraron y, sin asomo de duda, se dijeron: “Esto lo tenemos que rodar”. Al día siguiente, lunes, a las nueve de la mañana Basilio Martín Patino ya estaba en la céntrica plaza madrileña con una cámara. Fueron casi 30 días de rodaje, mañana, tarde y noche, de manifestación en manifestación, corriendo de un lado a otro de Madrid para captar las imágenes y los momentos más impactantes de ese movimiento que ha dado la vuelta al mundo. El resultado, en forma de película documental: Te quiero libre, título de inequívocas resonancias: las de los versos homónimos del poeta Agustín García Calvo, fervoroso asiduo del movimiento del 15-M.
En la misma Puerta del Sol, el realizador y su equipo cruzaban cada día de lado a lado la plaza para buscar el último mitin, el baño de unas jóvenes en la fuente, el reparto de la comida, el cuidado de la huerta o ese divertido número de baile de una chica en tacones negros. Nada se escapó a la mirada de este cineasta rompedor, rebelde y experimental, autor de películas vocacionalmente arriesgadas de los 70 como Canciones para después de una guerraNueve cartas a BertaMis queridísimos verdugos o Madrid.
‘Videoindignados’
§       Martín Patino propone una nueva versión cinematográfica del 15-M. Pero los indignados ya tienen sus vídeos fetiches.
§  Precisamente #indignados es el titular de un documental de Antoni Verdaguer que, desde 70 voces, analiza el 15-M desde sus comienzos y hasta las elecciones del 20-N de 2011.
§  Muchos jóvenes del movimiento pertenecen a la Generación perdida que retrata Benjamín Villegas en una grabación colgada en la Red.
§  Aleix Saló contó la crisis que atraviesa España en dos vídeos de animación titulados Españistán y Simocracia.

Hoy, allí mismo, muy cerca de la Puerta del Sol, dos mujeres de edad, frente a frente, cada una en su balcón de un tercer piso y con la calle por medio se están dando una receta de cocina a eso de las doce de la mañana. No tienen que alzar la voz demasiado. Apenas les separan unos metros. Unos números más arriba, a pie de calle, espera Basilio Martín Patino. Un antiguo garaje en un sólido edificio del siglo XIX en el Madrid de los Austrias es el nuevo lugar de trabajo del director. Lo muestra con entusiasmo. “Se ve a la gente pasar y conversar, a los niños correr, a las mujeres pasear. Es delicioso”, comenta con una sonrisa. Una cancela de hierro, siempre abierta, y un par de tiestos con arbolitos separan el espacio interior de la soleada calle.
Libre te quiero es el primer trabajo que Martín Patino lleva a cabo sin guion previo. “El guion estaba en Sol”, señala frente a una pantalla y un par de ordenadores en la sala donde se ultima el montaje de este gran retrato de lo que el director califica de “renovación”. “Es un fenómeno social nuevo que yo no he conocido. Dicen que en la II República sí se vivieron situaciones parecidas, pero a mí me sorprendió esa fiesta y esa alegría en las calles. Yo nunca he visto una manifestación tan gozosa. Era otra España, algo nuevo estaba sucediendo. Este país necesitaba esas dosis de alegría”.
No habrá voces en off ni un discurso narrativo. De las 25 horas más o menos que rodaron, Libre te quiero se quedará en poco más de una. El documental ya tiene distribución y su estreno en salas dependerá del festival en el que se presente. La Seminci de Valladolid y el Festival de Cine de San Sebastián ya han mostrado interés. La música será la de las bandas y grupos que poblaron de sonidos aquellos días, además de la canción Libre te quiero que interpreta Amancio Prada: Libre te quiero / como arroyo que brinca / de peña en peña / Pero no mía. Cuando suena la canción en el ordenador Martín Patino sonríe: “En ningún rodaje he sido tan feliz como en este. Fueron días de camaradería, de respeto colectivo”, añade el director, que califica de “tremendo el afán de algunos por ridiculizar el 15-M“Detrás de la alegría había discusiones políticas de altura, espontáneas, apasionantes. La política estaba allí”, asegura el realizador, convencido de que todo ello tendrá consecuencias políticas, de que la lucha por la moralidad y la ética de aquella gente que estaba dormida y se despertó verá sus luces. Como su propia hija, a la que sorprendió, sin ella saberlo, colocando una placa en un lateral de la plaza. Rezaba: “Dormíamos, despertamos”. Apenas duró unas horas colgada. Al día siguiente, fue retirada por los barrenderos.

Martín Patino retrata la felicidad callejera del 15-M
-El documental ‘Libre te quiero’ se estrena en la Seminci de Valladolid
-El movimiento "liberó la imaginación de millones de personas en el mundo", asegura el cineasta

ROCÍO GARCÍA  (Valladolid 21 OCT 2012)

El director Basilio Martín Patino en la madrileña Puerta del Sol, ocupada por los miembros del movimiento 15M. / DAVID PANIZO

Basilio Martín Patino está estos días recordando al famoso comisario Yagüe que en los años más duros del franquismo venía a cada poco a detenerle a su casa del pueblo de Fuencarral para llevarle a la Puerta del Sol, sin saber muy bien el porqué. “Era bajito y gordito. Nos ponía a todos en fila en una habitación siniestra e íbamos pasando delante de él. Normalmente había muchas chicas y a todos, incluidas ellas, les atizaba unas hostias… Pero cuando llegaba mi turno no me tocaba. Yo hasta me mosqueaba y un día me enfrenté a él y le dije que por qué no me pegaba a mí. No me contestó y me hizo pasar sin hacerme nada. Creo que como yo era un personaje conocido que salía de vez en cuando en los periódicos europeos, en Le Monde, no se atrevía a tocarme. Tenía mucha mala leche, no nos llegamos a hacer amigos pero nos veíamos mucho y terminamos por respetarnos, aunque yo algunas veces me puse gallito y agresivo”.
Ahora todo ha cambiado para Martín Patino en la Puerta del Sol. Al menos en la calle. A sus 81 años, el director de títulos tan emblemáticos del cine español como Nueve cartas a BertaCanciones para después de una guerra o Queridísimos verdugos, ha presentado hoy en la Seminci de Valladolid, fuera de concurso en la sección Tiempo de Historia, un emocionante documental, Libre te quiero, donde rescata la felicidad que se vivió en la plaza madrileña en torno al 15-M en 2011 y sitúa en la memoria colectiva este movimiento que “liberó la imaginación de millones de personas en el mundo”. “Fue una reacción hermosa y espontánea de la sociedad. Una conmoción colectiva, una fiesta”, aseguraba Martín Patino, bastón en mano, tras la proyección del documental, que contó con la actuación en directo de Amancio Prada, interpretando la canción que da título al trabajo con letra de Agustín García Calvo. “Libre te quiero / como arroyo que brinca / de peña en peña / pero no mía”. La música de Libre te quiero ha inundado la sala llena del teatro Zorrilla, donde previamente se proyectó otro trabajo sobre el movimiento que nació en Madrid en mayo del año pasado, Ensayo de una revolución, dirigido por los gaditanos Pedro Sara y Antonio Labajo, que narra la acampada en la plaza de los Palilleros de Cádiz y los deseos de cambio que durante esos días vagaron por tantos rincones de España.
Sin guion previo –Martín Patino se lanzó a la plaza madrileña desde su cercana vivienda al oír los gritos, la música y las canciones que llegaban de allí y al día siguiente ya estaba rodando día y noche con varias cámaras y colaboradores– Libre te quiero deja que las imágenes hablen por sí solas, sin comentarios, entrevistas a cámara o voces en off. Solo con el sonido de las canciones en la calle, las consignas de los acampados, los gritos de las manifestaciones y la música de Amancio Prada. “Es una hora de la más grande fiesta callejera que uno pudiera imaginarse”, dice su realizador, que rodó 25 horas en total.
Nada parece haber escapado a la mirada de este cineasta tan personal. En la misma Puerta del Sol, el director salmantino y su equipo cruzaban cada día la plaza y sus alrededores para buscar los mítines, el reparto de comida, el baño de unas jóvenes en la fuente, la limpieza de las calles. También ese enfrentamiento, diríamos cívico, que se vivió entonces entre las fuerzas policiales y los jóvenes acampados en Madrid, al contrario de la violencia que se instaló por esos mismos días en Barcelona, y que Martín Patino también ha incluido en su trabajo. “Llega un momento en el que no entiendes nada, que todo es absurdo. Yo me preguntaba: '¿Por qué no dejan a estos chicos que hagan lo que quieran y que chillen y que acampen si no hacen daño a nadie?”. A este cineasta, el director de la Seminci, Javier Angulo, le ha calificado como “curtido en tantas guerras y tan joven”.
Un tanto apabullado y extrañado por la acogida tan emotiva que le brindaron en el teatro Zorrilla, aplausos interminables al final, Martín Patino ha dejado claro que él no es apóstol de nada, ni tiene vocación de misionero, pero que detrás de toda aquella alegría había discusiones políticas apasionantes. “No lo hice por ningún motivo político, sino por pura satisfacción personal. En ningún rodaje he sido tan feliz. Fueron días de respeto colectivo, de una sensación de estar rodeado de gente amable y de una gran camaradería”.
Más de una sorpresa se encontró Martín Patino en Sol. Una tan personal como el descubrir a su hija con unos amigos que habían colocado en un lateral de la plaza una placa que ponía así: “Dormíamos, despertamos”. Hoy más de uno ha despertado de nuevo en la oscuridad de un teatro de Valladolid.

PLUTOCRACIAs...



viernes, 19 de octubre de 2012

¡ENHORABUENA!


Foto del mensaje


Andrés Rábago García, "El Roto": Premio Nacional de Ilustración 2012





El jurado galardona al dibujante por “su visión crítica, poética, aguda e inteligente".

jueves, 18 de octubre de 2012

¿Fotografía simbólica? ¿Metáforas visuales? ¿Fotopoesía?

CHEMA MADOZ: 
UN MADRiLEÑO UNiVERSAL 
MAGO DE LA FOTOGRAFÍA y DELICADO MANIPULADOR DE LOS OBJETOS...