Google+ Followers

domingo, 18 de diciembre de 2011

DOS LECCIONES DE ECONOMÍA

LECCIÓN PRIMERA:
1. Si en enero de 2007 hubieses invertido 1.000 euros en acciones de
    Royal Bank of Scotland , uno de los mayores bancos del Reino Unido,
    hoy tendrías ¡29 euros!
2. Si en enero de 2007 hubieses invertido 1.000 euros en acciones de
    Fortis, otro gigante del sector bancario,
    hoy tendrías ¡39 euros!
3. Ahora bien: si en enero de 2007 hubieses gastado 1.000 euros en
    VINO TINTO de RIOJA (en vino, no en acciones), te hubieses bebido todo
    y hubieses vendido las botellas vacías,
    ¡hoy tendrías 42 euros!
Conclusión :
En el escenario económico actual, pierdes menos dinero esperando sentado y bebiendo buen vino. Y recuerda que quien bebe, VIVE:
          · Menos triste.
          · Menos deprimido.
          · Menos tenso.
          · Menos peleado con la vida. 

Piensa en ello, y...
· Si vas a conducir: ¡no bebas!....
· Pero, si vas a beber: ¡llámame!

LECCIÓN SEGUNDA:
Es agosto. En una pequeña ciudad de la costa, en plena temporada, cae una lluvia torrencial y hace varios días que la ciudad parece desierta. La crisis viene azotando este lugar desde hace algún tiempo:   todos tienen deudas y viven a base de créditos. Por fortuna, llega un ruso mafioso forrado de dinero. Entra en el único y pequeño hotel del lugar y pide una habitación. Pone un billete de 100 dólares en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones con el propósito de elegir alguna. El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Éste toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. A su vez, el ganadero sale corriendo para pagar lo que le debe al molino proveedor del alimento para sus animales. El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con María, la madame del lugar, a la que hace tiempo que no paga. (En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito). La madame, asimismo, sale con el billete en mano dispuesta a saldar su deuda precisamente con el pequeño hotel, donde recibe a su clientela, y le entrega el billete al dueño del hotel, quien lo pone sobre el mostrador y lo contempla con cierto asombro. 
Justo en ese momento baja el ruso. Acaba de echar un vistazo a las habitaciones y dice que no le convence ninguna, por lo que toma su billete y se va. 
Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y ¡¡¡mira el futuro con confianza!!!
MORALEJA: 
¡¡¡SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS!!